Ruega desde Estados Unidos por ver vivo a su hijo

    24
    COMPARTIR
    Redacción

    CIUDAD DE MÉXICO, 23 de octubre.- Israel Galindo tiene ocho años como trabajador de la construcción en Estados Unidos, durante los cuales no ha visto a su hijo Israel Jacinto Lugardo, uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa que están desaparecidos desde el 26 de septiembre pasado.

    Israel Galindo, en declaraciones al diario San José Mercury News, manifiesta esperanza de que su hijo esté vivo, y recuerda cómo lo enseñó en México a reparar bicicletas, automóviles y maquinaria agrícola.

    New

    “Yo no quiero pensar en eso mientras haya esperanzas de que esté vivo. Podrían haber sido llevados a algún lugar de las montañas para trabajar. Podrían estar ocultándolos”, señala al periódico estadunidense.

    Israel Galindo utiliza ahora tablets y teléfonos móviles para enterarse de las novedades sobre el caso de los normalistas desaparecidos.

    Recuerda al periódico estadunidense que Israel Jacinto Lugardo tenía entre diez y once años cuando él dejó Guerrero para viajar a Estados Unidos.

    De acuerdo con el San José Mercury News, desde entonces no ha visto al menor de sus hijos cara a cara. Lo más cerca que han estado es la comunicación que han tenido mediante una pantalla de computadora.

    Ese diario también publica que “Estamos bien” fueron las últimas palabras de Israel Jacinto Lugardo que escuchó su hermano Ricardo.

    Éste le contó a su padre que había recibido un mensaje de Israel Jacinto vía telefónica prácticamente mientras ocurría el ataque contra los alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa.

    Sin embargo, antes de ese “Estamos bien”, se escuchan las siguientes palabras de su hermano: “¡No disparen! ¡No disparen! No estamos armados”.

    Un día después, el 27 de septiembre, Ricardo dejó un correo de voz a Israel Galindo, quien relató todo lo anterior al San José Mercury News.

    De acuerdo con este periódico, ésas fueron las últimas palabras que sus familiares han oído de Israel Jacinto Lugardo, el hijo menor, de 19 años de edad.

    Ricardo trató de llamar a su hermano, pero sin éxito.  “Creo que se llevaron el teléfono celular de Israel y luego los estudiantes desaparecieron”, comentó a su vez Israel Galindo.  

    Según el San José Mercury News, “los 43 estudiantes de pedagogía aparentemente fueron detenidos después de un día de recaudación de fondos y protestas, luego asesinados o secuestrados por miembros de la policía y pandillas locales”.

    El reportero Joe Rodríguez escribió: “La supuesta complicidad, la naturaleza descarada de la masacre y la edad de las víctimas fue demasiado para un México cansado de la violencia. Airadas protestas y vigilias de oración pacíficas han estallado en todo el país”.


    Post y Contenido Original de : Excelsior

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR