Verdades y rumores

Verdades y rumores

40
COMPARTIR

Dicen que la elección de consejeros estatales del PAN celebrada el domingo pasado dejó en claro cómo están las cosas al interior del partido albiazul. El primer aspecto a resaltar es que contrario a lo que muchos creían, la balanza de la militancia hoy se inclina a favor del senador con licencia Luis Fernando Salazar, quien venció al diputado local Jesús de León Tello, quien entró de emergente por su jefe Guillermo Anaya que decidió retirarse de último momento “para evitar el desgaste y la división”, según dijo su equipo. La lectura que los más avezados le dan a este hecho es que la mayoría de la estructura de base del panismo coahuilense ha pasado de las manos de don Memo a las del Hooligan, con lo que este parece consolidar su posición de cara a la designación del candidato a la gubernatura. No obstante, hay que hacer notar que por ningún lado se vio la paliza de 3 a 1 que la gente de Salazar había previsto y que, incluso, hicieron ver como el motivo por el cual Anaya había decidido no contender.

Lo que se puede decir es que el PAN está dividido, pero de los dos bandos el más numeroso ahora es el del senador con licencia. Sin embargo nada está definido aún porque fuera del partido, entre el electorado abierto, quien sigue contando con mayor nivel de conocimiento es don Memo. De Chuy de León, los maldicientes comentan entre risas que parece dispuesto a convertirse en el boxeador con peor récord en toda la historia, ya que de las últimas cuatro contiendas en las que ha participado, ninguna ha ganado. Claro que él mantiene la esperanza de que en 2018 premien su lealtad y sacrificio con una senaduría, la cual sólo se podría dar si el PAN gana la elección estatal de 2017, siendo Anaya el candidato.

New

***

El que no escatimó en despliegue fue el alcalde de Torreón, Miguel Riquelme, en su tercer informe de gobierno que, como ya estaba más que anunciado, se convirtió en el escaparate para anunciar su salida del ayuntamiento para competir por la candidatura al gobierno estatal dentro del PRI. Los subagentes disfrazados de unidades de acarreo -perdón, vehículos facilitadores de traslado- nos informan que el edil mostró una superproducción escénica con toda la mano en donde abarcó no sólo el detalle de las obras de este año, y que anduvo en los últimos días inaugurando a contrarreloj, sino también las acciones desde su arranque de administración e, incluso, imágenes de cuando anduvo en la precampaña y la campaña. En su mensaje, don Miguel dejó claro cuáles serán las líneas discursivas que seguirá para convertirse en candidato y luego pelear por la gubernatura. Primero, que lo que ha hecho por la Perla de La Laguna también lo puede hacer por Coahuila. Segundo, que él no dejó ningún pendiente en el ayuntamiento, aunque faltan etapas de algunas obras. Que él también busca un cambio, pero que el suyo será el cambio “bueno”, un poco para desmarcarse, pero no tanto, del gober Rubén Moreira. Y que detrás de quienes pregonan la alternancia puede estar la delincuencia, esa que según él ya se fue pero puede regresar disfrazada de políticos opositores. Más allá de esto, en el Teatro Nazas resaltó la presencia de prácticamente toda la línea moreirista, con Carolina Viggiano a la cabeza secundada por Jesús Ochoa, representante de don Rubén, quien no asistió para, dicen, no robarle cámara al munícipe. Empresarios afines al tricolor y alguno que otro curioso o espía, alcaldes coahuilenses, exalcaldes torreonenses y diputados locales y federales, entre otros, pudieron ser vistos muy efusivos a la hora de vitorear el anuncio de Riquelme de que va por la gubernatura. Hasta Armando Luna, exsecretario de Gobierno y actual legislador, tuvo que reconocer, casi a regañadientes, que su “gallo” es el torreonense, cuando él anduvo también coqueteando con la idea de ser suspirante. Entre los grandes ausentes destacaron la senadora Hilda Flores y el diputado federal Jericó Abramo Masso, también calefactos pero afines a la línea del gran bailarín. A propósito del Profe Humberto, cuentan que desde el Consejo Político Nacional del PRI, una vez que fue ratificado como integrante pese a todo, anda operando para no quedarse fuera de las decisiones respecto a la elección estatal al grado de que ante un posible riesgo de fractura, el preciso Enrique Peña Nieto tuviera que intervenir para poner orden. Incluso, algunos que no comulgan con el proyecto de don Rubén andan vendiendo la idea de que pudiera haber un cuarto en discordia, en caso de que la situación se pusiera caliente, y que éste pudiera ser nada más y nada menos que el secretario de Salud, José Narro Robles, saltillense de nacimiento que para muchos es de lo poco rescatable del gabinetazo presidencial. ¿Será?

***

Quien también aprovechó su tercer informe de gobierno para hacer un recuento de lo que lleva de su administración al estilo de “me les voy” fue el alcalde de Saltillo, Isidro López, aunque al contrario de su homólogo torreonense no lo dijo abiertamente. Uno de los aspectos que más llamó la atención fue que, en contraste con lo ocurrido en el Perla de La Laguna ayer, todos los suspirantes panistas a la gubernatura estuvieron presentes y hasta se sentaron juntitos para acallar las voces que no les creen el cuento de la unidad. Ahí estuvieron, hombro con hombro, Anaya, Salazar y Marcelo Torres. Un poco más lejos se observó a la senadora Silvia Garza, también flamante consejera estatal del albiazul, quien se sentó junto al procurador de Justicia, Homero Ramos, que acudió en representación del gober Rubén, José María Fraustro, pastor del Congreso local, y el mismísimo don “Chilo”. Por ahí también se le vio a Jorge Zermeño, de quien se dice que aunque no ha declarado su afición por ninguno de los calefactos anda echándole la mano a su otrora adversario Luis Fernando Salazar. El recinto oficial, el Parque de las Maravillas, lució lleno desde temprana hora, no obstante el tiempo, en los dos sentidos de la palabra, operó en contra del munícipe de la Urbe de Adobe. Primero, el informe no comenzó a la hora estipulada sino casi una hora después. Segundo, el frío y la lluvia calaron hondo entre algunos de los asistentes que al final decidieron irse a resguardar antes de que comenzara el acto. De los que se quedaron, no se sabe si estaban tiritando de frío o bailando al ritmo de rap de las bandas juveniles que amenizaron el informe.

***

Corre la especie de que el senador Ismael Hernández Deras anda buscando a toda costa la manera de blindarse de los dardos que la administración de José Rosas Aispuro está preparando contra integrantes de las dos administraciones anteriores. Hace unos días se dio a conocer que don Ismael fue designado por el CEN del PRI como delegado en Estado de México, la entidad que será “la joya de la corona” de la elección de 2017. Antes de esa asignación, el también exgobernador duranguense fungió el mismo papel pero en Puebla, en donde el tricolor no pudo vencer a la maquinaria del gobernador Rafael Moreno Valle. Con este handicap en contra, llama la atención que Enrique Ochoa haya decidido mandar a Hernández al estado más importante para el partido, que no puede darse el lujo de perder, ya que de hacerlo, prácticamente estaría firmando su sentencia de muerte para la presidencial de 2018. Esta designación debe entenderse por la buena relación que tiene el exgobernador con figuras de la talla de Emilio Gamboa Patrón. Por cierto, los subagentes cuentan que hace unos días ambos personajes estuvieron en Durango capital para hacer migas con el flamante secretario de Gobierno, Adrián Alanís, priista de toda la vida pero ahora integrante del gobierno multicolor del “Güero” Aispuro. Como se sabe, aunque don Ismael fue el padrino político de Jorge Herrera Caldera, terminaron peleados al grado de que éste amagó con abrir una investigación contra su antecesor. ¿Será el momento de que don Ismael intente cobrarse algunas facturas cantando algunas interesantes melodías al nuevo gobierno respecto de la administración herrerista y, de paso, salvar el pellejo?

***

Cuentan que entre los temas en los que el gober duranguense está quedando mal a los ipecos laguneros es en su compromiso de apertura para que más empresas locales participaran en la ejecución de obras que aquí se llevan a cabo y en supervisar que éstas se realicen de la forma adecuada. Los trabajos de pavimentación en el Parque Industrial “Carlos Herrera” son ejemplo de ello, ya que, según los subagentes, éstas son acaparadas por el constructor Gregorio Ruiz Ramírez, en sociedad con Gerardo González Seco quien, dicho sea de paso, ha sido el tesorero del PRI en Gómez Palacio. Esta situación ha comenzado a generar quejas de constructores gomezpalatinos, quienes acusan a dichos empresarios de bloquearlos las pocas veces que les asignan algún contrato, pues valiéndose de su representación en el sindicato de transportistas de la CTM, dicen, Gregorio Ruiz les aplica cobros de hasta mil pesillos por viaje si el transporte de materiales no lo hacen con los camiones que son de su propiedad. Los quejosos aseguran que ya están hasta la coronilla y demandan la intervención de la autoridad estatal y que ésta cumpla sus compromisos que comienzan a hacerse como de agua.

Esta nota tiene 1 comentario

Source: El Siglo de Torreon

Comentarios

COMENTARIOS

Loading...
COMPARTIR